jueves, 11 de agosto de 2016

Obispos acusados, Cristina Cifuentes y LGTB

Releo el Teeteto de Platón, una obra sobre el conocimiento humano y pienso en los obispos acusados en Madrid. Su contenido, en versión actual, castiza y asequible puede iluminar los últimos comentarios del "Observatorio español contra la LGTBfobia" y de Cristina Cifuentes. Vamos a ello.

Supongamos que alguien, preocupado por los toreros, crea el denominado "Observatorio español contra la TOREROfobia". Supongamos que a continuación logra declarar ilegal la mera opinión de todos los antitaurinos. Esto supone que si expresan su opinión sobre los toreros están fuera de la ley. Absurdo. Pues esto mismo está sucediendo en Madrid con el caso de los obispos de Alcalá de Henares y de Getafe y las pretensiones del "observatorio español contra la LGTBfobia "

El hecho es que tres obispos católicos han explicado la doctrina católica a ciudadanos católicos. 
Algo parecido a que unos budistas expliquen el budismo a otros budistas. Esto se puede hacer prácticamente en cualquier parte del mundo, en Madrid no. Puede considerarse delito. 

Este hecho junto con la ley anteriormente mencionada, ha llevado al Observatorio español contra la LGTBfobia a acudir a la fiscalía especializada en delitos de odio, sintetizar la doctrina de los obispos en "homofobia" y "transfobia" y estudiar la posibilidad de una querella penal por "incitación al odio y discriminación". Y además señalan a los obispos como "incitadores de insumisión a la ley": Es decir, que han incurrido en delito por manifestar su opinión. 

Este colectivo ignora lo evidente: la doctrina de Jesucristo enseña que la dignidad de cada persona es incuestionable. Y esto enseñan los obispos. Para ellos y para todos los demás católicos cada persona vale toda la sangre de Cristo. Como la Iglesia, también la filosofía racional enseña el máximo respeto hacia cada persona... 

Pero, atención: hacia las personas, no hacia las ideas erróneas de las personas. Las ideas equivocadas no merecen ningún respeto, voy a poner un ejemplo: 

Supongamos que conozco a un médico. Lo respeto. Le trato bien. Pero este médico comienza a enseñar que el órgano de la visión es... ¡el riñón! El médico sigue mereciendo todo mi respeto, pero su opinión errónea no merece ningún respeto. Le escucharé, pero con ayuda de otros trataré de que abandone esa opinión tan equivocada. Para ello conversaremos e intercambiaremos opiniones y así veremos si el órgano de la visión es el riñón o el ojo. Llegaremos a la verdad.

Éste es el modo de proceder de seres racionales. Se escuchan las opiniones, se analizan, se confrontan con la realidad y finalmente se abandonan las erróneas para acercarse cada vez más a la verdad. Pero en ningún caso se prohíbe una opinión, ni se evita por decretazo que la manifiestes, máxime si está bien razonada (a no ser en la Comunidad de Madrid). Todos conocemos a otros que escuchando opiniones y razonamientos diferentes al suyo se han corregido y han mejorado su vida en muchos aspectos: niños en los colegios, políticos, empresarios con sus trabajadores, parejas... etc.

Y menos mal, porque el error es tan malo como el hambre o la sed, aunque lo elijas libremente. A veces es peor, puede condicionar tu vida entera y la de otros. La Iglesia piensa que sintonizar tu mente con la verdad, el bien y la belleza, te libera y te da bienes que te pierdes si te quedas en el error. 

Pero en Madrid, con la ley actualmente en vigor y aprobada por los principales partidos, se hace esto imposible en un caso tan delicado como la educación sexual de los hijos. 

Otro ejemplo: si vives en la comunidad de Madrid bajo esta ley no podrás decirle a tu hijo varón que no entre en el baño de niñas, si quiere. Ni tú, ni la Sra. Cifuentes a sus nietos, ni el director del colegio a sus alumnos. Podría ser delito. Quizás tu hijo se sienta niña y podrías estarle coaccionando. Podrás expresar tu opinión sobre Mein kampf de Hitler, pero como madre de familia no podrás expresar tu opinión sobre la familia; si piensas que se compone de hombre y mujer podrías ir contra la ley. Acabamos de estar en Auschwitz: actualmente allí puedes hablar libremente de lo que quieras. En Madrid, no.

Creo que hay un grave error de partida en todo esto. Este colectivo pro LGTB y con él los políticos de Madrid reclaman tolerancia. Es un mínimo, pero es muy poco. Es una meta pobrísima. Tolerar, tolerar… se toleran los males. A las personas se las ama, y por amor se busca el bien de la persona amada. Entre los bienes más importantes que podemos tener está la verdad, la justicia, el bien común. La aplicación de esto en una mente católica (o sea, universal) lleva a la promoción de una vida plena en todos los sentidos: físico, cultural, educativo, trascendental. Esta es la obra de la iglesia, impulsada por los obispos, en la cultura y en la sociedad. La iglesia promueve la vida plena de todas las personas  en todas sus dimensiones, desde la concepción hasta la eternidad. Promueve la comida para el hambriento, la enseñanza para el ignorante, el vestido para el desnudo, el amor para la pareja, la educación, la bondad, la verdad, la justicia para todos. Basta repasar las obras de la iglesia que estén en tu barrio para darse cuenta de lo que buscan y para qué se fundaron: todas promueven el bien de la persona y una vida más plena aquí y en la eternidad.

Así pues: máximo respeto a cada persona, pero ninguno a las ideas erróneas. Y para ello tenemos que expresarnos, todos, argumentar y razonar. El Teeteto es una buena lectura para este verano; especialmente en la Comunidad de Madrid.

4 comentarios:

  1. Sensatísima e irrefutable explicación!
    Si esas personas piensan q todo es RELATIVO, xq reprimen a quienes manifiestan conceptos y valores diferentes?
    Y si piensan q hay ideologías o doctrinas -las suyas propias- más valiosas q otras, xq no dejan asimismo q OTROS decidan, enseñen y se asocien acorde a su propia manera de vivir?
    Hay 1 denso tinte TOTALITARIO en esas pretenciones, aunq aleguen hacer pié en leyes o instituciones del Estado, con fines persecutorios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tomarse la molestia de leer el artículo, muy interesante su comentario

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Mil gracias a Usted por su caridad y apoyo! Que Dios le bendiga y siempre abierto a sus tips para mejorar!

      Eliminar

Y ahora te toca a ti, comenta: